Las nuevas 4P del marketing digital

La capacidad de crear estrategias de marketing únicas deriva de la mezcla de creatividad con elementos considerados fundamentales en el marketing tradicional, como lo son el: producto, precio, promoción y plaza, conformando las llamadas “4 P” del marketing.

Sin embargo, la era digital nos ha traído a la mesa de juego  las “4 nuevas P” que están ayudando a optimizar todos los procesos de marketing. Inclusive, hay quienes hablan de las 8 Ps del marketing.

1. Procesos

Las nuevas 4p - proceso

El proceso es el conjunto de operaciones que se realizan para llevar a cabo un plan. El marketing digital nos ha permitido crear procesos mucho más integrados, lo que se traduce en optimización de los recursos y obtención de mejores resultados.

La data y las herramientas digitales son otros elementos que ayudan a mejorar los procesos, ya que ofrecen información muy relevante que sirve para generar cambios y mejoras en toda la organización.

2. Personas

Las nuevas 4p - personas

Al poner a las personas correctas de tu empresa frente a tus clientes, aseguras que gente entrenada y de confianza obtendrá un mejor desempeño. 

Si los inspiras, educas y les ofreces todas las herramientas para optimizar sus procesos, con el tiempo, esto naturalmente generará empleados de calidad, y a su vez, resultados de calidad para todos tus clientes.

3. Presencia

La presencia de la marca son todas las pruebas y evidencias que conforman la reputación de la misma. A través de toda la información que se encuentra de tu empresa en Internet, los usuarios van generando una imagen o percepción de tu marca.

Ante esto, la presencia puede ser construida a través de canales digitales propios, como el sitio web, pero una buena reputación también se construye a través de la opinión de tus clientes, y su percepción de tus productos o servicios. 

4. Productividad

Las nuevas 4p - productividad

La productividad es el último elemento clave, pero en ella reside la mayor parte del éxito de las empresas en la actualidad.

Ya que hacer un seguimiento constante a los resultados de cada una de las operaciones, te permitirá tomar decisiones que aumenten la productividad y minimicen los errores.

Optimizar los recursos o reducir los costos de adquisición por cada cliente, pueden ser objetivos bien definidos que apunten a mejorar la productividad de tus estrategias.