4.5 MANEJO DE RESIDUOS EN LA CONTRUCCION

GESTIÓN DE RESIDUOS
Una vez finalizada la instalacion, es importante seguir el plan de gestión de residuos, si lo hubiera.
En cualquier caso, tras la limpieza del lugar, se pasa a la separación de residuos.
La gestión de residuos se establece como un punto fundamental a la vista de las necesidades de crear una economía circular basada en la reutilización de dichos residuos, evitando además una contaminación innecesaria del entorno.
Los residuos generados durante la instalación de las ventanas pueden clasificarse según su origen (áridos, de obra o de demolición) o según su naturaleza. En este segundo caso diferenciamos los siguientes tipos de residuos:
• Inertes: formados por restos de hormigón, ladrillos, tejas, vidrio y cualquier tipo de tierra o canto.

• No peligrosos: formados por madera, aluminios, algunos plásticos, papel, yeso, textiles y la mayor parte
de los metales.
• Peligrosos y tóxicos: formados por pinturas, siliconas y disolventes (incluidos los envases).


Las dos tareas principales dentro de la gestión de residuos en la obra son:

Siempre que sea posible, es conveniente realizar una separación en origen de los residuos generados, en alguna ocasión acompañada de un tratamiento eventual de los residuos. De esta clasificación se obtienen productos de separación y tratamiento en obra, como pueden ser áridos o metales, que se llevan a los puntos de recogida adecuados en cada caso, o a las plantas de tratamiento y reciclado indicadas, según los productos se vayan a reutilizar o reciclar.
El primer paso es separar los residuos peligrosos del resto, de manera que otros materiales no peligrosos, como puede ser el vidrio, perfiles o los metales, no se vean contaminados por materiales tóxicos como pueden ser espumas, silicona, etc.
Tras el procesamiento de los mismos se obtienen productos reciclados, como pueden ser áridos, y unos restos, que se envían a los vertederos correspondientes según los materiales.

Los tipos de residuos que se pueden obtener tras la instalación de ventanas y retirada de las antiguas, son:
• Vidrios: en principio consiste en un residuo inerte.
• Carpinterías de PVC o aluminio, metal o madera: pueden considerarse materiales no peligrosos. Sin embargo, hay que prestar atención a los acabados de las mismas, pues, los barnices de la madera, o lacado de metal o PVC pueden suponer materiales peligrosos que hay que retirar antes de su posible reutilización o reciclado.
• Sellantes como siliconas, espumas y cintas: en algunos casos pueden ser residuos peligrosos, deben retirarse de forma adecuada.
• Embalajes de papel, cartón o plástico: en principio suponen productos no peligrosos, pero hay que comprobar cada caso de forma particular.
• Restos de obra como yeso, ladrillo, piedra, etc.: pueden suponer productos inertes o no contaminantes, sin embargo, pueden verse afectados por productos peligrosos como pueden ser pinturas, adhesivos, etc.

Ciclo de Vida de los Desechos de Construcción
Al igual que el resto de desechos sólidos, los desechos de construcción tienen un ciclo de vida que incluye las siguientes etapas; recolección, separación, almacenamiento, tratamiento en el sitio, transporte y disposición final.

  1. Recolección
    Es el proceso mediante el cual se establecen las acciones que deben realizar los trabajadores para recoger y trasladar los desechos,
    generados en los procesos constructivos hasta un sitio destinado para este propósito. Es necesario especificar la metodología, frecuencia, los responsables y sobre todo trabajar bajo estrictos estándares de seguridad.
  1. Separación
    Es el proceso que describe las acciones o procedimientos para clasificar determinados componentes o materiales Los materiales clasificados como especiales o desechos peligrosos, deberán ser manejados en forma especial.

3. Almacenamiento.
El almacenamiento de los desechos se debe realizar basándose en el principio de aseguramiento de las condiciones de protección ambiental y de la salud humana, así como el cumplimiento de lo establecido en la legislación. Esta actividad se ejecuta de ser posible en el lugar de generación. Las particularidades del mismo están en función de la actividad que se realiza en el área en particular. El almacenamiento puede realizarse en envases o recipientes diseñados para este fin.

4. Tratamiento.
El tipo de tratamiento que se le de a los desechos dependerá del tipo de material y de las características después de su uso o aplicación. En el caso de los desechos de construcción se pueden utilizar los siguientes procesos
Reciclaje: Es el proceso mediante el cual ciertos materiales de los desechos se separan, recogen, clasifican y almacenan para
reincorporarlos como materia prima al ciclo productivo. Es decir, es el proceso que sufre un material o producto para ser reincorporado a un ciclo de producción o de consumo, ya sea el mismo en que fue generado u otro diferente.

Recuperación: Es la actividad relacionada con la obtención de materiales secundarios normalmente consiste en retirar de los residuos
sólidos algunos de sus componentes para su reciclaje o reuso. Por ejemplo de piezas de madera podrían obtenerse estacas o otros
elementos que sirvan para apuntalar o reforzar formaleta

Reuso: Es el retorno de un bien o producto a la corriente económica para ser utilizado en forma exactamente igual a como se utilizó antes, sin cambio alguno en su forma o naturaleza.

Contenido del Lección