2. Mentalidad empresarial

La Mentalidad Empresarial se podría definir como un conjunto de actitudes o formas de hacer, que permiten:

  • desarrollar las aptitudes,
  • conseguir la motivación,
  • el grado de responsabilidad
  • y la perseverancia necesarias para hacer realidad una visión y para desarrollar oportunidades económicas o de servicio.

Este tipo de personas son gente motivada.

Con un fuerte sentido de auto realización y por la consecución de objetivos.

También con los conocimientos y habilidades necesarias para ser eficaces en un determinado entorno. Capaces de inventar nuevas formas de hacer para conseguir los objetivos y retos planteados.

Todo esto te lo dan:

  • los conocimientos adquiridos,
  • la experiencia
  • y la capacidad de auto desarrollo y auto disciplina que tengas.

¿El Empresario nace o se hace?

Por lo tanto, ante la pregunta que todos se hacen, ¿El empresario se hace o nace? Sin lugar a dudas SE HACE.

En definitiva, se trata de una forma de pensar diferente. Como ahora sabemos, gracias a la Neuroplasticidad del cerebro, puedes cambiar tu forma de ser y de pensar. La Mentalidad Empresarial ganadora es una cosa que puedes adquirir con la práctica.

¿Cómo adquirir la Mentalidad Empresarial?

Pero, ¿Cómo puedes cambiar tu forma de pensar?

La mejor manera de cambiar tu forma de pensar es mediante la adquisición de nuevos conocimientos. (Mediante cursos, libros, vídeos, etc.).

Esos nuevos conocimientos serán la clave para empezar a ver el mundo de otra manera. Esos nuevos conocimientos te van a dar la información para verlo todo desde otra perspectiva. Y te harán ver oportunidades, donde antes solo veías problemas. Es como si esos conocimientos te dieran el mapa del terreno a explorar y una brújula.

La clave es tener un deseo ardiente por conseguir algo, una visión, que puede ser tuya o de otro. Después hay que tener el compromiso 100% de conseguir materializar esa visión. Y finalmente la perseverancia para continuar, cuando aparezcan los problemas en el camino.

Concepto de compromiso

Significa prometer u obligarse moral o jurídicamente, al cumplimiento de una obligacióngenerando responsabilidad para el autor de la promesa. Es similar a una promesa, pero en el compromiso se asume la responsabilidad por los efectos de no cumplirse. En algunos casos es legalmente exigible y en otros, es la credibilidad de la palabra empeñada lo que está en juego.

La Mentalidad Empresarial ganadora es lo que te va guiando para ser cada día mejor y lo que te hace pasar a la acción inmediatamente, a centrarte en resultados a corto y, también, a largo plazo, por este motivo, las personas con una fuerte Mentalidad Empresarial, están muy enfocados en trabajar con metas y objetivos, con el punto de mira en los resultados a largo plazo, pero con el compromiso firme, de hacer lo que haga falta, para que esos resultados se hagan realidad.

Decisiones

La gente con fuerte Mentalidad Empresarial de éxito toma las decisiones de una forma muy ágil y, una vez que han tomado la decisión, son muy lentos y meditan mucho antes de cambiar de idea.

Tomar una decisión implica pagar un precio, pero no tomarla también, es por ello que este tipo de personas toman tan rápido las decisiones, haciéndose responsables de todo, absolutamente todo, lo que les pasa en la vida. Siempre están dispuestos a pagar el precio de sus decisiones asumiendo las responsabilidades.

Metas y objetivos

Las personas con fuerte Mentalidad de Empleado son cortoplacistas, son impacientes, se centran en la recompensa inmediata y le dan igual los resultados a largo plazo, por poner un símil con la agricultura, son recolectores, por este motivo no tienen Metas en sus vidas y mucho menos, objetivos a largo plazo, los que más se acercan tienen, si acaso, vagos deseos en sus cabezas.

Sin embargo, las personas con una fuerte Mentalidad Empresarial, siguiendo con el símil de la agricultura, son agricultores, saben que hay que arar el campo, sembrar las semillas, regar, abonar, quitar las malas hierbas, esperar a que crezcan las plantas y finalmente recoger el fruto de todo ese trabajo, piensan siempre a largo plazo, trabajan con metas bien definidas, específicas y con planes de acción por escrito para conseguir lo que quieren en un plazo exacto determinado.

Conocimientos

El conocimiento es la base del poder, cuantos más conocimientos y más habilidades adquieras, más posibilidades de encontrar soluciones y de crear riqueza vas a tener. Los conocimientos te proporcionan también una visión más amplia y las nuevas habilidades más capacidades resolutivas.

Solo poniendo en práctica los nuevos conocimientos, conseguirás adquirir nuevas habilidades. Las habilidades se consiguen practicando, practicando y practicando, hasta convertir esas tareas en hábitos.

Tener Mentalidad Empresarial implica tener bien claro esto y hacer que te esfuerces cada día en adquirir nuevos conocimientos, ponerlos en práctica inmediatamente y practicar, practicar y practicar hasta convertirlos en nuevas habilidades.

Por lo tanto, para adquirir la Mentalidad Empresarial, dedica más tiempo a leer, a escuchar audiolibros mientras conduces o haces deporte, asiste a cursos, mira vídeos en internet que aporten valor y pon en práctica esos conocimientos inmediatamente.

Como decía Platón:

El que aprende y aprende y no pone en práctica lo aprendido, es como el que ara y ara y no siembra. Platón

Liderazgo

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta para adquirir la Mentalidad Empresarial es que para cambiar tu forma de hacer, antes deberás cambiar tu forma de ser, para ello es necesario el liderazgo de uno mismo.

Existen dos tipos de liderazgo, el centrado en la persona y el centrado en la producción, la persona que desea obtener la Mentalidad Empresarial debería estar equilibrada en los dos tipos de liderazgo.

Después, comprender también que, para poder cambiar tu primero, has de tener en cuenta que tienes creencias y hábitos, instaurados desde la niñez, que te impiden conseguir lo que quieres y no lo sabes.

Herrero A. (2020) Mentalidad empresarial. Smart attitude. Blog.